Buscan consensos para ampliar veda

MANTA, Ecuador.-Los atuneros del Ecuador se reunieron con el representante de la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT), para tratar la preservación del atún y con ello la extensión de la veda a 59 días, que regiría a partir de agosto.

Fuente: El Diario
Guillermo Compeam, director de la CIAT, ayer debatió en Manta con los directivos y armadores de la pesca extractiva e industrialización del atún, la propuesta científica para preservar el atún en el Océano Pacífico Oriental (OPO), entre ellas la nueva veda de 59 días.

Esta veda viene siendo promocionada en los 16 países que pescan en el OPO a través de citas de consenso. En junio próximo se define la aceptación en la convención de la CIAT a cumplirse en La Hoya, California. Estados Unidos.

A favor y en contra
Los directivos, armadores e industriales del atún tienen criterios diversos a la propuesta científica de la CIAT. Para Ivo Cuka, presidente de los armadores atuneros, la propuesta es buena siempre y cuando todos los países socios acaten la medida. “Es hora que nuestros colegas aprendan a cuidar nuestra naturaleza y en este caso el recurso marino”, anotó.

Ecuador ha sido el país miembro de la CIAT que a voluntad propia ha fortalecido la preservación del atún. Por tres años consecutivos hemos aplicado veda de 45 días, como también el sistema de libertad o rejillas para las especies pequeñas, entre otras regulaciones, indicó.

Para Carlos Calero, representante de las procesadoras de atún, las vedas son necesarias para la sustentatibilidad de la actividad. Sin embargo dijo que una veda de casi 60 días no es muy saludable para la actividad fabril. De seguro que nos veremos abocados a problemas económicos y de orden laboral, y más ahora que la producción de capturas cada año enfrenta considerables bajas, señaló.

Guillermo Compeam, dijo que temporalmente una veda de dos meses denota pérdidas en todo sentido. Pero a largo plazo los beneficios serán múltiples, manifestó.

Prohibición a escala
Varios armadores coinciden en que la veda de 59 días se cumpla a escala, esto es en dos épocas, que podrían ser en los períodos de agosto-septiembre y diciembre-enero. No todos quieren una veda corrida de casi dos meses, considerando los costos que deben cubrir en tierra a los tripulantes. A estos se suma que los puertos ecuatorianos, y principalmente el de Manta, no tienen espacio para mantener acoderados a más de 85 barcos que forman sólo la flota atunera de Manta. No todos pueden ir a dique o mantenimiento en el citado tiempo.

La flota atunera ecuatoriana tradicionalmente se ha acogido a una veda de 45 días que inicia en agostos y culmina a mediados de septiembre. En la reunión de ayer no hubo un consenso en torno a las propuestas de la CIAT, organismo que dejó sentado el interés por la sustentabilidad del atún.

Deja un comentario